HUMILDES ANCIANOS NECESITAN DE NUESTRA SOLIDARIDAD

Redacción Radio Líder
COMPÁRTELO EN TUS REDES SOCIALES

Don Rafael Morocho Mendoza (67) y doña Carmen Lozano Rimache (64), son dos ancianos que viven solos en el caserío Shanipata, Centro Poblado Jerez, distrito Huasmín, provincia Celendín.

Un domingo del mes de mayo, en plena emergencia sanitaria por el coronavirus, Don Rafael acudió al mercado de Jerez para hacer sus compras para su semana, montado en su yegua.Antes de ingresar al mercado, las rondas femeninas de la zona ponían en práctica los protocolos de bioseguridad, una de las integrantes que portaba una mochila de fumigar lo detuvo para rociarle de una solución líquida como requisito para dejarlo ingresar al recinto.

En circunstancias que Don Rafael y su yegua fueron rociados de la sustancia, el animal se asustó y empezó a corcovear, ocasionando que Don Rafael reciba un fuerte golpe en el estómago con la montura, luego el animal corrió despavorido hasta finalmente arrojar al piso a su jinete.

Producto del golpe Don Rafael sufrió golpes en la cabeza, pecho, pulmones, vista, que lo dejaron desangrándose e inconsciente, porque según nos narra no se acuerda qué pasó después del accidente. En el momento del accidente algunos vecinos que hicieron una pequeña colecta para cubrir los gastos inmediatos que se presentaron.

Desde ese entonces, la recuperación de Don Rafael ha sido lenta, costosa y sacrificada para su esposa la Sra. Carmen, más aún cuando son de escasos recursos y con las justas les alcanza para comer.

Actualmente Don Rafael se encuentra mejor, pero con la preocupación de haber contraído una deuda de mil soles que utilizaron en la compra de su medicina.

Dona Carmen, entre lágrimas nos cuenta que no han sido beneficiados de ningún bono, no pertenecen a ningún programa social, tampoco reciben el vaso de leche de la Municipalidad de Huasmín, solo recibieron una canasta, se sienten abandonados por el Estado, discriminados porque en su comunidad todos recibieron algún beneficio otorgado en esta coyuntura.

Ahora ellos necesitan de nuestra solidaridad, alimentos, dinero, o lo que la generosidad de las personas les pueda brindar. El tratamiento de Don Rafael todavía es largo para lograr su recuperación y necesitan pagar el préstamo adquirido.

Invocamos a las autoridades comunales, del distrito Huasmín, de la provincia Celendín, entre otras, que están más próximos a ellos, ayudarlos, a no ser indiferentes ante su sufrimiento.

Para ayudar a esta pareja de ancianos, pueden comunicarse al celular de la Sra. Carmen 950 604 579, ellos se encuentran en Cajamarca, en la casa de un familiar que los acoge por estos días, luego regresarán al caserío Shanipata en el Centro Poblado Jerez.


COMPÁRTELO EN TUS REDES SOCIALES
Abrir chat